Muchos de los que nos iniciamos en los alimentos con infusión de cannabis (también conocidos como "comestibles") somos víctimas del mismo error: comemos demasiado. Los comestibles son una gran elección cuando se consumen de manera responsable; son potentes y se centran en el cuerpo, lo que significa que son perfectos para las personas que sufren de dolor, náuseas o falta de apetito.

Desafortunadamente, pueden llevar fácilmente al desastre si no se tiene cuidado. Te comes un brownie entero y te sientes normal durante una hora, y de repente te sobresaltas con una sirena de policía y piensas que todos los que están en la habitación se están riendo de ti en secreto.

Después de analizar los datos, consejos y estudios de algunos expertos, en los países en los que es legal la venta de los comestibles de este tipo, hemos llegado a varias conclusiones para poder consumir estos productos con responsabilidad y sabiendo lo que se hace.

Mantequilla de cannabis

Mantequilla de cannabis

Aceite de cannabis

cannabis_shutterstock_641825092.jpg?itok=0z0IGaTI

Galletas con chispas de chocolate y cannabis

word-image.jpeg